Muchos hemos escuchado este término, “comisionista”, y la mayor parte del tiempo se habla con una connotación negativa, y con toda la razón: hoy en día la mayoría de corredores inmobiliarios velan por sus propios intereses y no los intereses del dueño del inmueble/ del que busca comprar o rentar un inmueble. Dejen que les explique un poco más. Es natural que el corredor vele por sus propios intereses, él/ella debe de vender o rentar un inmueble para poder hacer dinero y traer el pan a la casa. Pero, con que sea natural, no lo hace correcto.

¿Qué hace el corredor que lo convierte en “comisionista”?

  1. El “comisionista” atenderá al cliente más “fácil” y el inmueble “más fácil” de cerrar, es decir, dejará de atender a todos los demás clientes y propiedades que crea que son difíciles. El corredor inmobiliario se debería de enfocar en dar la mejor atención a todos los clientes y todos los inmuebles que reciba, y si es más difícil, pues requiere más asesoría y debería ser más gratificante para el corredor.

  2. El “comisionista” recibirá la propiedad y publicará en los mismos medios todas las propiedades que reciba, sin importar las características y segmento al que pertenece. El corredor inmobiliario debería realizar un análisis de la propiedad que recibe para luego crear una estrategia de mercadeo y promocionar la propiedad en los medios que más se acoplen a la estrategia.

  3. El “comisionista” recibirá la propiedad y aceptará cualquier precio que el dueño proponga y lo promocionará así, sin importar que este precio esté arriba del mercado o muy por debajo del mercado (esto puede llevar a que nunca se rente o venda la propiedad, o que se rente o venda demasiado barato). El corredor inmobiliario debería realizar un asesoramiento al dueño sobre el mejor precio de renta/venta del inmueble, basado en precios de mercado actuales e históricos.

  4. El “comisionista” llevará al dueño del inmueble los primeros clientes que reciba, sin realizar un filtro previo. El corredor inmobiliario debería realizar un pre-filtro estricto de los clientes que lleva al dueño de la propiedad, para así llevar el mejor cliente al dueño de la propiedad.

  5. El “comisionista” piensa en cerrar la venta/renta lo más rápido posible sin pensar en los mejores intereses de todas las partes, anteponiendo así sus propios intereses. El corredor debería pensar en los intereses del cliente y del dueño, y funcionar como un mediador entre ellos dos, siempre pensando en lo mejor para las dos partes.

  6. El “comisionista” solamente se encarga de unir al cliente y al dueño del inmueble, sin proveer algún tipo de servicio adicional, o unirlos con otras personas importantes dentro de la cadena de valor. El corredor deberíaguía al cliente y al dueño por todo el proceso, de forma que las dos partes no sientan estrés a lo largo del camino y que se lo disfruten. ¿Necesitan un abogado? El corredor se encarga, ¿Necesitan un valuador? El corredor se encarga, ¿Necesitan mudanza? El corredor se encarga.

  7. El “comisionista”, al cerrar el trato entre las partes, se desliga de cualquier relación posterior. Mientras que el corredor debería seguir estando disponible a lo largo de la relación entre las dos partes, para apoyar a las dos partes cuando se le necesite.

Los corredores inmobiliarios odian que se les llame “comisionistas”, y con razón, es porque como mencionaba anteriormente, lleva una connotación negativa. Esta connotación surge porque los corredores se han acostumbrado a buscar los clientes más “fáciles” y las propiedades más “fáciles” y unir al comprador con el vendedor, con poco seguimiento a las dos partes y pensando casi siempre en sus intereses personales. ¿Has visto rótulos en propiedades que dicen “No se aceptan comisionistas”? Ya ves a qué me refiero.

Es hora que elevemos nuestro estándar a la hora de contratar servicios inmobiliarios: ¿Pagarías tu servicio telefónico si no tuvieras llamadas telefónicas ni internet? ¿Pagarías tu servicio de cable si todo el tiempo aparece la pantalla gris? ¿Pagarías un hotel sin habitaciones? Creo que todos sabemos la respuesta a esto, comencemos a pedir más de los servicios que contratamos, elevemos el estándar.

¿Te sientes identificado con esto? Regístrate a Todogar.com y prometemos no tendrás estos problemas de nuevo. Si tienes algún comentario, por favor escríbenos al final de este post.

Philippe Kummerfeldt on EmailPhilippe Kummerfeldt on FacebookPhilippe Kummerfeldt on InstagramPhilippe Kummerfeldt on Linkedin
Philippe Kummerfeldt
CEO de Todogar, ha pasado la mayoría de su tiempo analizando datos y estudiando el mercado inmobiliario. Su proposito en la vida es mejorar la vida de los que lo rodean. Entusiasta de Blockchain y Criptomonedas.
2 Comments
  1. Carol Bucaro 9 meses ago

    Me gusta la información

    Soy corredora de bienes raíces y me gustaría aprender mas

    • Author
      Philippe Kummerfeldt 9 meses ago

      Saludos Carol

      Hola Carol! Que grato que le guste la información, al ser corredora de bienes raíces me gustaría conocer mucho su punto de vista. Le escribiré un correo electrónico y podemos conversar de mejor forma.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Contáctanos

No estamos por acá en este momento, pero puedes enviarnos un correo electrónico para contactarnos.

Sending

©2020 Todogar.com 

Log in with your credentials

or    

Forgot your details?

Create Account